El estado de la ciencia: ¿Es momento de mirar al este?